Los Latidos del Tiempo

Los Latidos del Tiempo
Conformado por "El Círculo Mágico del Tiempo" y por cuatro Latidos (uno de Primavera, uno de Verano, uno de Otoño y uno de Invierno), "Los Latidos del Tiempo" es un taller que te invita a resignificar tu forma de estar en el aquí-ahora, a amistarte con el transcurrir de la vida y a vincularte en amor con el Tiempo.

Acerca de "Los Latidos del Tiempo"

Este taller nació inspirado en la forma mágica en que los celtas, así como otros pueblos del mundo, concebían el tiempo, es decir: de manera circular.



En mi recorrido atento por la Rueda del Año, vuelta tras vuelta me maravillo y redescubro que es posible aprovechar la riqueza y belleza de esta visión no lineal, tomándola como una base sobre la cual hacer un profundo trabajo de autoconocimiento, autodescubrimiento y acercamiento a la propia alma.

Me dí cuenta de que sostenida por esta estructura podía trabajar distintos temas emocionales, existenciales y energéticos de una manera ordenada y cíclica. Podía "darle su tiempo" a cada tema, honrando cada uno de ellos y respetando su momento. Este proceso, además de sorprenderme siendo algo muy útil y valioso, resultó ser muy bello. Por lo que quise compartirlo y cree el taller.

Los temas de cada estación son muchos, pues son los temas de la vida, siempre inagotables como un abanico de muchos colores y formas. Es por esto que el taller decide, por así decirlo, el rumbo que toma cada vez. Es decir, el Taller de Primavera del año pasado no será idéntico al de este año, siempre será diferente. El taller -por su propia naturaleza- es orgánico y cambiante.


Está formado por el encuentro introductorio llamado "El Círculo Mágico del Tiempo" y cuatro módulos o latidos (un latido por cada estación). Tanto "El Círculo Mágico del Tiempo" como cada "Latido" es significativo por sí mismo, de tal manera que es posible tomarlos por separado o solamente tomar uno o tomar varios. Por esta misma razón, existe la libertad de seguir el orden entre ellos o no seguirlo. En realidad no hay primero ni último, pues es un círculo sin principio ni final: se puede comenzar en el invierno y acabar en el verano si así se desea.

Sin embargo, para aquellos que exploran los cuatro latidos, el completar el círculo los lleva al encuentro con una magia aún más profunda: pétalos que al unirse crean una exquisita flor de tiempo y certeza.

En este trabajo utilizo distintas herramientas terapéuticas y creativas para acompañar a cada participante, facilitando el proceso de hacer los propios descubrimientos y auto-exploraciones. Mi intención es compartir este calendario, que es una maravillosa herramienta mágica, para que las almas en búsqueda, además de aprovecharla, con suerte se enamoren de ella al igual que me enamoré yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario